Podemos definir al Concurso Empresarial como un procedimiento universal, iniciado ya sea por el propio deudor, quien puede ser una persona jurídica o física, o por uno de los acreedores, atento al estado de insolvencia en el que se encuentra el concursado, lo que imposibilita el cumplimiento de sus deudas.